Zapateronovayas.com

En mi bandeja de entrada de esta mañana estaba esta petición de voto: “Te adjunto link a una web en donde podrás votar en la encuesta para pedir al presidente Zapatero que no vaya a ver a la selección de fútbol a Viena al partido que la enfrentará con Rusia. Es conocido por todos que cuando Zapatero acude a cualquier acto con cierta repercusión, acaba siendo gafe. Recordaremos el caso con Segolene Royal, el Mundial de Fútbol, el baloncesto, la visita a la Bolsa de Madrid y su desplome, etc., etc. Por todo ello, vota”.
Anuncios

Alternativa a Zapatero: sigue el acoso a Rajoy

Ayer martes apareció en Internet un manifiesto suscrito por varias personalidades de la cultura y los medios de comunicación… Pregunta inocente: ¿a quién se enfrenta de verdad este grupo: a ZP o a Rajoy? La respuesta me la da un e-mail, que reza: Contacto para ampliar información sobre el manifiesto ciudadano contra la actual deriva del PP.

Zapatero y Superagente 86

A España la gobierna míster Bean. O Chiquilicuatre. O un amigo de los etarras, por no afinar un poco más. O una tenaza que nos cuartea. “Tenéis que estar orgullosos de vuestro enemigo”, decía Nietzsche. No es Bambi, es un “killer”, dice alguien que le conoce. Una explicación ante tanta perplejidad: (Media) España es basura (FJL), afortunadamente otra media huele a eau de. Otra: Zapatero está encerrado en una cabina y no sabe salir, como en aquella película de Garci y Mercero, o como el viejo y el nuevo Superagente 86. Esa mirada inquieta del que nada sabe dirige nuestros pasos. Qué duro es levantarse por la mañana y comprobar que has perdido dos veces ante su satánica incompetencia. Preparémonos para lo peor. No hay solución. Una España cuelga el teléfono. Otra se encoge de hombros. Vámonos a tomar un café con Chávez. O mejor, a China, que Bush da el plácet.

Defender la alegría

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría

(Mario Benedetti)

 Plataforma de Apoyo a Zapatero.