Liverpool está con España

Anuncios

Una borrachera de fútbol

Alfredo Relaño. No eran ingleses, no, apenas había ingleses, pero cada hombre cumplió con su obligación. Fútbol noble, abierto, de ataque, entrega, entusiasmo, riesgo y nobleza. Fútbol envidiable. Y no eran ingleses. ¿Entonces? La cuestión no son los genes, sino la atmósfera, el respeto al juego, a la norma, la lealtad, el sentido de la solidaridad, de la tarea bien hecha. Jugadores que en otros lugares (aquí, sin ir más lejos) son tramposillos, ñoños, ventajistas o rácanos, allí son competidores ejemplares. Tipos obsesionados con el buen trato al balón, con el apoyo recíproco en el compañero, con respeto a la regla y al árbitro.