El Follonero y San Federico, el ponderado

La tarea de decapitar a Mariano Rajoy

Jesús Cacho: Que la tarea de decapitar a Mariano Rajoy esté siendo dirigida desde las páginas de un periódico, no deja de ser una terrible anomalía en lo que a los usos democráticos de ese llamado “cuarto poder” se refiere. Lejos de informar, la función primigenia de la crítica abierta y ácida al Gobierno y a la oposición de turno, ha dado paso a la intervención descarnada y a cara de perro en las decisiones que competen a los líderes políticos.