El héroe escondido

En las portadas de los periódicos de hoy revolotea ese hombre que no es cojo. Y, sin embargo, en ninguna primera plana de los diarios generalistas aparece el héroe del día. Rebosa el papel de Díaz de Mera, Conthe, Rubalcaba… Pero nada de Joan Plaza, el sabio desconocido que ocupa el banquillo del Real Madrid de baloncesto. Recuerdo que al principio de la temporada, Calderón y los suyos buscaron entre el escaparate de famosos: algún yugoslavo, Aíto, algún ex NBA…, hasta que, por descarte, porque empezaba la competición y no tenían a nadie en el banquillo, cayeron en la cuenta de un técnico que no tenía nombre pero sí talento. Mal asunto, debieron pensar, otra temporada en el infierno. Pero ayer, al acabar el partido, Plaza (finalista de la Copa del Rey, líder de la Liga y vencedor de la Copa ULEB) les dijo a los dirigentes que en el patio hay más como él, que quien busca halla, que arriesguen sólo un poquito. A veces, hasta sale bien.